-Cuerpo y mente

Federico Barra
Hipnoterapeuta
Haydee
Hipnoterapeuta

Hola,

recuerda que te mando estos correos por haberte registrado en
mi página www.hipnotica.mx

quisiera platicarte que hace unas semanas, trabajando con un amigo, él  me comenzó a platicar de sus avances  en las terapias que hemos hecho y mientras me platicaba movía sus manos sincronizadamente con sus palabras, hasta que en un momento  me dijo:
eso que me ha bloqueado toda la vida, era así de este tamaño:
(e hizo un gesto con ambas manos mostrando algo como una bola
abarcando una distancia de hombro a hombro) pero ahora es así (y acercó sus manos  simulando una bola pequeña poco más grande que pelota de tenis)

En ese instante le dije: Alto, detente ahí y no te muevas…
él,  sorprendido acató mi  autoritaria orden.

Llevábamos ya semanas buscando sin éxito la razón de su problema,
y ahora la tenía literalmente en sus manos, yo no quería dejarla ir.

Ahí estaba, como pelota de tenis…

-No la sueltes, le dije…:
– mírala… imagínala… dale un color, una textura… nota su peso… nota cada detalle de su consistencia mientras entras en un profundo trance.

Cerró los ojos y seguí guiándolo a describirla Era pesada, fea… sucia.

-lánzala lejos…
-no puedo, algo la detiene
-nota en tu cuerpo qué la detiene, qué sensación te produce.

Era una sensación en el estómago que describió como algo espeso, pesado, como lodo en un estanque…

Le pedí que describiera el estanque y dijo que parecía un rio pero
que el agua no fluía porque una muralla  impedía el paso y  todo se
empantanaba.

Aproveché la metáfora pidiéndole que drenara todo eso “empantanado”
y que buscara la manera de remover la “muralla”. La dinamitó.

Miró como salieron por el aire miles de pedazos de la muralla,
notó como el agua comenzó a fluir libremente y comenzaron a llegar
recuerdos a su mente. Situaciones  de orden sexual en la pubertad,
haciendo cosas que no quería hacer pero que las realizaba por
pertenecer al grupo.Le quedó muy claro de dónde venían todas esas
creencias acerca de la relación con las mujeres.

Al dinamitar esa muralla, su mente se liberó de mucha presión emocional que guardaba. Lloró por unos momentos… descansó.

Cuerpo y mente están estrechamente unidos, el cuerpo refleja lo que
sucede con la mente (y viceversa), por lo que cada movimiento por sutil que parezca es una proyección de lo que sucede inconscientemente.

en los curso que impartimos aprenderás a majenar metáforas y los
trance hipnóticos que te permitirán utilizar lo que te presenten las personas con las que interactuas.

gracias por permitirme contartelo, te mando un cordial saludo recuerda que estamos en www.hipnosis.mx